¿Después de la depresión, que sigue?

Nuestros pensamientos son muy importantes en el tratamiento para la depresión. Hay que revisar nuestros patrones de ideas, ya que el pensamiento envía señales eléctricas a todo el cerebro de forma automática. Cuando la mente se sobrecarga de ideas negativas y seguimos repitiendo estos patrones, de forma gradual afectan a nuestro sistema límbico.

El sistema límbico almacena nuestros recuerdos emocionales intensos y tiene la capacidad de moldear nuestros acontecimientos en estados internos. Se encarga de regular nuestra motivación, apetito y ciclos del sueño, entre otras cosas.

Es por esto que nuestros recuerdos están asociados con emociones que van formando nuestra percepción de la experiencia cotidiana. Cuidando nuestro sistema límbico podremos ver como mejora nuestra sensación emocional, ciclos de sueño, apetito, humor, sexualidad y vínculos emocionales. Para trabajar esta parte cognitiva contra la depresión, te recomendamos realizar los siguientes pasos:

Paso 1 Creer que los pensamientos son reales

Puedes imaginar que tus ideas son energía que forma un impacto real en tu cuerpo si no son usados adecuadamente, es decir, en relación con tus metas y sueños personales. Si sientes que tu energía no esta dirigida hacia lo que realmente quieres, es importante saber que los pensamientos se vuelven realidad y considerar ir con un experto para tratar este problema.

Paso 2 Darse cuenta como las ideas negativas afectan al cuerpo

Darte cuenta de la importancia de los pensamientos en el tratamiento terapéutico permite observar como tu cuerpo reacciona a mis pensamientos diariamente, puedes empezar a escribir en un diario todos los pensamientos que surgen en un periodo de tiempo. (por ejemplo una semana). De esta forma es mas claro como es que modifican nuestro sentir, y por lo tanto son fundamental reflexionar para el tratamiento de la depresión.

Paso 3 Darse cuenta de cómo las ideas positivas afectan el cuerpo

Empezar a hacer una comparación entre lo que tu cuerpo siente cuando tienes pensamientos positivos es una practica saludable para tu cerebro. Practicar imaginar pensamientos positivos es un ejercicio que haciéndose diario incrementa notoriamente las hormonas que ayudan a combatir la depresión . Es como darle un descanso del estrés que vivimos día a día. Haz ejercicios de respiración como la meditación para darte cuenta de este proceso.

Paso 4 Comprender que las ideas automáticas no siempre dicen la verdad

Cada célula de nuestro cuerpo puede afectarse según nuestros pensamientos. Es por esto que desarrollamos síntomas físicos cuando pensamos de forma negativa. Ya aprendimos que es porque poco a poco van contaminando el sistema límbico. Empezar a cuestionar lo que pensamos de forma cotidiana abre el panorama a la de-construcción de lo que muchas veces tomamos como verdad y generalizamos en nuestro entorno y con nosotros mismos.

Paso 5 De construyendo nuestras ideas

Ya que aprendiste a de construir, es recomendable practicarlo como un habito de limpieza mental. Puedes hacer un ejercicio en una libreta donde escribiste tus pensamientos negativos, y de esta forma practicar flexibilizar tu pensamiento para mejorar tus emociones aceptándote y sanando todos los días.



Referencias:

Castro, C. (2014). Manual para trabajar con depresión. T.





Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square